Es curioso cómo distinguimos totalmente entre nuestra Vida Real y la Vida Digital. Pero, parece que cuando proyectamos nuestras acciones a través de Twitter dejamos de ser nosotros mismos y nos comportamos como si fuésemos otras personas. En Internet nadie sabe que eres un perroPopular…