Estoy seguro de que tienes una imagen que te identifica en alguna parte. Puede ser en alguna Red Social como Twitter, Facebook, Linkedin, Google+ o cualquier otra. Puede ser como imagen para tu cuenta de correo, para tu usuario del sistema operativo, para una ficha de alumno o empleado. Esa imagen que tú eliges, se va a asociar a tu persona y (quieras o no) va a transmitir algo sobre ti a todos los que la vean.

Estamos de acuerdo en que es imprescindible usar un 'avatar'. Si no lo haces parece que tienes algo que esconder, que no inspira confianza. Si no cambias el que la propia red social te pone 'por defecto' parece que no tienes idea de cómo se cambia, o que eres de los que no se molestan.

 

La imagen que utilices debe ser propia. Seguro que te suenan algunos usos sospechosos o llamativos:

  • La foto de tu animal de compañía
  • La foto de tus chiquillos, sobrinos o pequeños familiares
  • Un trozo de la foto en la que saliste bien, pero aparece alguien a lado
  • La foto de la boda (o similares) de alguien en la que salías maquillada y con traje de fiesta
  • La foto de una persona famosa
  • Un dibujo de un personaje
  • Partes de tu anatomía
  • Un lugar, edificio o estatua
  • El logo de alguna marca
  • Memes de cualquier tipo
  • Objetos variados

Una imagen vale más que mil palabras

Algunos consejos sobre esa fotografía que vas a poner:

  1. Las mejores imágenes son aquellas que terminan resultando inconfundibles en cualquier tamaño, sobre todo en pequeño. Trata de que se te reconozca sin necesidad de pegar la nariz en la pantalla.
  2. Natural. No hay nada que transmita más que no forzar la pose ni la expresión. Si te estás riendo, que sea porque era así. No todos sabemos posar como modelos, ni tenemos un fotógrafo profesional a mano. Imagina la sensación que quieres transmitir cuando captures la imagen: confianza, seguridad, tranquilidad, felicidad, competencia...
  3. Trata de usar colores neutros y bien conjuntados. Se admiten excepciones, por supuesto. El blanco y negro también está bien, o añadir algún color selectivo... Es más importante el contraste que el color.
  4. El fondo no debe convertirse en el protagonista de la imagen. Usa fondos limpios que dejen todo el protagonismo al primer plano.
  5. No tengas miedo a tomar la foto angulada. Prueba distintos ángulos a ver qué pasa, pero recuerda que el picado típico de los 'selfies' se ha usado hasta la extenuación.
  6. Profesionalidad ante todo. Pregunta y encuesta a tu alrededor acerca de la imagen que elijas y sus alternativas. Evita tomar esta decisión al altas horas de la noche o bajo el efecto de 'alguna substancia'.

Aunque la opinión formal nos dice una cosa, hay veces en las que la originalidad de los autores supera cualquier norma y se convierte en un icono. He visto algunos avatares que tenían mucha miga, doble sentido y que transmitían mucho más allá de lo que una foto personal podría.
Todo esto no son más que observaciones, por encima de todo está siempre tu criterio y tu originalidad.

¡Buena suerte!

Fuentes: